Arte y fútbol, Barcelona.

Cuando uno llega a la ciudad Condal, se encuentra maravillado por la belleza de su arquitectura, sus calles, montañas y mar. Observa el arte que transmite Barcelona. La armonía de su conjunto. Vive con Gaudí, pasea por las callejuelas del barrio gótico, da un paseo por las Ramblas que termina en el mar o observa la ciudad desde lo alto de sus montañas. Desde lo alto del Tibidabo, vislumbra Barcelona en todo su esplendor.

Uno, si se fija, también puede ver, desde allá arriba, el coliseo blaugrana, el Camp Nou. El rincón sagrado de la hinchada culé. Un lugar del que también se desprende arte. Un arte impregnado desde aquel Barça con Cruyff de jugador, hasta el mismo Dream Team pasando por el conjunto de Ronaldinho y Rijkaard, para acabar en el presente, el Barça de Guardiola.

Este Barça es una obra de arte. Al mismo nivel que los monumentos de Gaudí, las obras de Miró o la catedral gótica. El gusto por el buen fútbol, la armonía con la que se mueven sus piezas, la perfección en el engranaje así lo demuestran. No hay un punto débil. La única posibilidad de los rivales es defender de manera aguerrida y tratar de sorprender en alguna jugada a balón parado o con algún contraataque. Parece pesimista, pero es así.

Es así porque el conjunto se complementa a la perfección. Todas las piezas están involucradas, funcionan de manera mecánica. Las subidas y explosiones en área rival de Alves, la contención en la retaguardia de Abidal, la contundencia de sus centrales (dígase Piqué, Marquez o Puyol), el trabajo oscuro de Toure o Busquets, la armonía y perfección con la que Xavi dirige a la orquesta, la exquisitez y el buen fútbol de uno de los mejores jugadores del mundo, Iniesta, la pillería y el como jugar con el balón pegado a los pies de Messi, la segunda juventud de Henry atacando por el extremo izquierdo, y el gol, mucho gol de Eto’o.

Eso es el Barça, pero detrás de ello, en la sombra se encuentra la figura principal: Pep Guardiola. El mérito de este equipo es atribuible en un 50% como mínimo a su técnico. Un técnico alejado del pragmatismo de los Mourinho o Capello. Un idealista, un soñador del buen fúbtol. Creyó que los resultados también llegarían a través del mimo al balón. Cogió un equipo destrozado, pero se puso manos a la obra para cambiar la imagen. Sólo le hicieron falta dos retoques. Expulsar del equipo a las dos ovejas negras, Dinho y Deco, y traerse a un TOP como Alves y a un canterano como Piqué. Esos dos cambios fueron suficientes para pasar de un equipo degradado y cansado a otro perfecto, celestial.

Habló con Puyol, Xavi e Iniesta. Les atribuyó la responsabilidad de este equipo y así han funcionado. Tienen en su misma plantilla a los tres mejores jugadores del mundo, hoy por hoy, Iniesta, Xavi y Messi. Jugadores que la temporada pasada parecían cansados de jugar a esto. Pero la tarea de Guardiola no se quedó ahí. Además de regenerar el vestuario, impulsó el fútbol del buen gusto, el del toque característico en el Camp Nou. Gran dominador, también como futbolista, de los conceptos tácticos, el Pep ha sabido implantarlos y junto con ellos un gran discurso de motivación y ambición a la vez que moderación y humildad. Ambición la que desprende la búsqueda del ansiado triplete. No ha reservado piezas. Han salido todos a batallar durante 4 meses durísimos, y aún queda Mayo, la gran batalla final.

El Barça, durante estos meses, ha dado una gran retahila de obras de arte. Cualquier partido serviría de ejemplo. Pero ahí quedan el 4-0 al Sevilla, Valencia o Bayern, el 5-1 al Lyon o el histórico, aquel que siempre perdurará en las memorias de los aficionados (sobre todo merengues), el 2-6 en el Santiago Bernabéu de un 2 de Mayo del 2009.

El Barcelona ha finiquitado la Liga. Ahora le queda la Copa y la Champions League. Que nadie dude, aún no ganando la triple corona, que el Barcelona pasará a la historia. Pero, en caso de ganarla, Barcelona no sólo será recordada por ser la ciudad de Gaudí. También será recordada por aquel equipo que sin levantar la voz, aplastó y conquistó a todos sus rivales. Un equipo para la historia del fútbol, del buen fútbol.

Advertisements
This entry was posted in General by I.. Bookmark the permalink.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s