Destellos de campeón.

 

El Werder Bremen salía con el mismo sistema utilizado hasta la fecha. Un 4-2-3-1 en el que Diego era el encargado de dibujar, inventar, hacer jugar. Tenían la difícil tarea de remontar un 0-1 encajado en la ida.

La cosa no pintó mucho mejor cuando en los inicios de la primera parte Olic hizo el primer tanto del partido para el Hamburgo tras un error, ya habitual, en la defensa adelantada de los de Bremen.

Sin embargo, ahí estaba él. Diego apareció, destellos de campeón. Trazó una jugada que el mismo remataría con un genial Pizarro como cómplice en la asistencia. Se sacó de la chistera un tremendo zapatazo que por poco no hizo subir el segundo al marcador antes del descanso. El Werder llegaba al descanso acechando la portería de Rost, un 1-1 peligroso para los de Hamburgo.

Y, en el segundo tiempo, Pizarro, con ayuda de Rost, hizo el segundo. La cosa se ponía de cara. Fieles a su estilo siguieron buscando la portería. Un mal pase, a causa de una bolita de papel, provocaba un córner que sacó Diego de manera excelente y que empujó Baumann para dentro. Era la sentencia, el 1-3. De nada sirvió el segundo de Olic. Sólo dió emoción para los minutos finales. El Bremen de Schaaf es justo finalista. Veremos si recuperan al gran Diego (no en referencia a su traspaso a la Juve, sino a la injusta amarilla que le impide disputar la final). El Shakhtar Donetsk espera.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s