Un trono y cuatro aspirantes.

A falta de una jornada por disputar, es difícil encontrar algún campeonato en el que el título pueda ir a manos de cuatro equipos distintos.

Este año, esta pequeña bomba de emoción y tensión estallará en las calles, plazas y casas de Alemania, porque allí, a día de hoy, tanto Wolfsburgo, como Bayern Munich, Stuttgart y Hertha Berlín aún pueden soñar con el título.

El que más fácil lo tiene es el Wolfsburgo. Los de la factoría Wolkswagen han dado esta temporada la “sorpresa”. El simple empate en la última jornada frente al Werder Bremen les concede el título después de que ayer golearan abultadamente al Hannover, 0-5.

Lo que podría entenderse como una sorpresa, un título que cae a manos de un equipo que no posee ni una sola Bundesliga en todo su palmarés, no lo es tanto. Y eso porque para empezar en el banquillo se sienta un hombre de nombre y calidad, Felix Magath, ex-técnico de históricos como Bayern y Stuttgart. Técnico sinónimo de trabajo bien hecho y títulos.

Luego, en lo referido a la plantilla, tampoco está nada mal la línea defensiva con dos internacionales italianos Barzagli y Zaccardo, el portero suizo Benaglio, el portugués Ricardo Costa y unos jugadores completos en el resto de posiciones que culminan los dos máximos exponentes de la calidad de este equipo, el joven Dzeko y el veterano Grafite.

Ambos suman 51 goles. Dzeko, bosnio de veintitrés años, ha anotado 26 y Grafite, brasileño de treinta,  25 goles. De características similares, altos, físicos y buenos rematadores, sus goles han valido para servir en bandeja de plata la Bundesliga en la última jornada. El punto les vale.

Esperando el pinchazo, la derrota, del Wolfsburgo, estarán los dos rivales que juegan en el Allianza Arena, Bayern y Stuttgart. El empate no les vale a ninguno de los dos. El Bayern de Munich parece triste, rudimentario y cansado. Heynckess, con muy poco tiempo, no ha podido cambiar la imagen. Su gran baza, novedad, ha sido la aparición en el once de Podolski. A sus chispazos y a los de Ribery deberán acogerse los de Munich para superar a un poderoso contrincante.

El Stuttgart, por su parte,  parecía defenestrado allá por la jornada 14 cuando entró Babbel en el banquillo. Desde entonces, la remontada ha sido espectacular. Tirando del equipo están Mario Gomez y Hitzlsperger, ambos internacionales, y ambos de una calidad espectacular. Sin hacer ruido, se han colado en la puja y tienen sus opciones si vencen en Munich. Recuerda al Stuttgart del 2007, quién ya venciera de manera sorpresiva en la última jornada.

El último con oportunidades, que a la vez es el que menos posibilidades tiene, es el Hertha de Berlín. Los de la capital deberán ganar y esperar una carambola que difícilmente se dará. Como mínimo, si ganan, jugarán la próxima Champions, ahí es nada.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s