Imperi blaugrana.

Comenzaba el partido con claros indicios de incomodidad en el conjunto de Pep. El Manchester, tan pragmatico él, había cambiado de idea para la final. Ferguson quiso demostrar que esta final era una lucha de gigantes, un duelo entre dos potencias. Quiso olvidar el pragmatismo habitual y salió con todo arriba, jugando de tú a tú al Barça.

La cosa le salió bien durante los primeros minutos. Ronaldo se acercaba con peligro al área del Barça y Pep y sus jugadores no encontraban la receta para evadir esa presión de los reds.

Con esas llegó un golazo de Eto’o, en el primer disparo entre los tres palos. Las finales se deciden así. Cuando menos lo mereces, menos lo esperas, llega tu oportunidad. Y ya se sabe que cuando el Barça se adelanta, es muy difícil tratar de remontarle, pese a que enfrente estuviera un todopoderoso Manchester United.

Ferguson lo resumió así en rueda de prensa “quizás esta montaña fue demasiado alta para escalarla después del primer gol”.  Exacto. Es una montaña muy alta porque el Barça juega al ataque, pero no un ataque para quedar 4-3. No. El Barça juega al ataque y sabe defender muy bien, tiene una táctica muy completa. Es difícil ver un 4-3 con el Barça de por medio. Pero no extraña ver un 4-0, un 5-1, un 2-6- El Barça, no nos equivoquemos, no sólo ataca, también defiende, es decir, es la perfección hecha equipo de fútbol.

El partido desde ese gol inicial, fue brillante por parte del Barça. Hay quién discute la genial final de los culés. Yo no. No le achaco el mal partido de ayer al United. Al contrario. Fue el Barça quien le robo la posesión, quién dejo desconectado a los reds. Se encontraron ante una situación que jamás habían vivido esta temporada, ni en Europa ni en la Premier. Les robaron la posesión y no pudieron hacer su fútbol, no sabían que hacer cuandos les caía el balón a los pies.

El Barça en los inicios de la segunda mitad los devoró. No materializó ningún gol, pero el arranque fue sensacional. El United pareció espabilar, pero volvió a golpear y de qué manera el Barça, con golazo al puro estilo Zigic de Messi. Final sentenciada.

El United no sacó su casta habitual. El Barça los había humillado. Si no reaccionaron fue porque psicológicamente habían perdido una batalla muy dura, una batalla que creían ganada. A partir de ahí sólo se vió a un United excesivamente agresivo, con entradas fuera de lugar y dando indicios de desesperación, de no encajar la derrota (Ronaldo, Scholes y Vidic).

El Barça había conseguido la hazaña. Esa que no había en el palmarés de ningún equipo nacional. Tres de tres. Copa, Liga y Champions. 4-1 al Athletic en la final de Copa, un 2-6 al Madrid en la “final” de la Liga, y ahora un 2-0 a una de las potencias europeas en la final, no olvidemos, de la Champions League. Temporada para la historia. Algunos lo califican como el mejor equipo de la historia. Pudiera ser. Ahora toca empezar de cero, no ahogarse en la ola de éxito y volver al trabajo y a la humildad característica de los blaugranas, no repetir errores pasados de la era Rijkaard. En definitiva, marcar un ciclo, una época del Imperi Blaugrana.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s