Del campo de Algirós al de Mestalla.

foto-algiros

Corría el 7 de diciembre del 1919 cuando el Valencia CF inauguraba estadio propio: el camp d’Algirós.

No hacía ni un año que se acababa de fundar el club. Era un 5 de marzo del mismo año, 1919, cuando un grupo de amigos, reunidos en el bar Torino de la capital del Túria, decidían fundar un nuevo club, el Valencia Football Club.

Los años en Algirós fueron escasos y poco propicios. Fue la casa valencianista del 19 al 23. Durante esas temporadas el Valencia disputó torneos regionales, consiguiendo su primer título y el momento culmen de aquella fase en la temporada del 23, venciendo el campeonato regional.

Ese mismo año, el 16 de enero de 1923 se producía otro acontecimiento histórico: el VFC compraba unos terrenos cercanos a la acequía de Mestalla, solucionando así los problemas surgidos con el aumento del número de hinchas que acudían a ver jugar al conjunto valencianista.

Un partido entre los dos grandes de la ciudad, Levante y Valencia, sirvió para inaugurar el nuevo estadio de Mestalla. Con capacidad para 17.000 espectadores, Mestalla pasaba a ser la nueva parroquia ché desde el 20 de mayo de 1923.

A partir de dicha fecha, el Valencia se profesionalizó y llegaron los frutos. Tras unas temporadas de transición, en 1929 comenzaba la andadura del Valencia en el campeonato profesional, quedando encuadrado en la división de plata. Allí estuvo hasta la temporada del 1931, en la que lograba el ansiado ascenso a primera división. El Valencia había marcado un punto sin retorno, al menos de momento.

En 1934 la parroquía valencianista viviría su primer desplazamiento masivo. Aquel año en Montjuic se disputaba la final de Copa. El Valencia había llegado a ella derrotando a históricos equipos, ilusionando a su afición. En la final, enfrentado al Real Madrid de Zamora, y pese a adelantarse en el marcador, acabó por claudicar con un 2-1 final.

Fue un acontecimiento histórico, el Valencia comenzaba a andar entre los grandes. Pero en el 36 llegó la guerra, y todo se apagó. Fueron años belicosos en los que el Valencia se mantuvo activo gracias a la Liga del Mediterráneo. Durante estas fechas vivió un nuevo acontecimiento histórico: la final de la Copa del Mediterráneo. Nuevamente el Valencia no pudo alzarse con el título. Su rival, el Levante, conseguía su primer y único título de su historia, arrebatando así al Valencia la gloria de las copas.

Con el fin de la guerra, comenzó la reconstrucción de un país, y con ella, la reconstrucción del fútbol. Mestalla no había sido una excepción y había quedado arrasado durante la guerra. En dicha reconstrucción, se aumentó el aforo del estadio, pasó a albergar 22.000 espectadores.

Entre tanto, el Valencia Footbal Club, pasaba a denominarse, por orden del fascista y nacionalista Franco, Valencia Club de Fútbol. Comenzaba una nueva época para los valencianista, una época alumbrada en la década de los 40 por la delantera eléctrica.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s