Nkosi sikelele.

Cuando uno pensaba que el racismo, por fin, había desaparecido en Sudáfrica, al menos de manera institucional, me sorprendió el ver como en los dos partidos de los sudafricanos, la grada increpaba a Booth, central gigantón blanco, el único blanco, del equipo.

Fue una sorpresa, y una decepción. Entendía, en parte, el por qué de esa frustración de la hinchada, en su mayoría negra, contra el único blanco del equipo. Fueron muchos años de discriminación, de maltrato. Incluso a nivel deportivo se estableció una diferencia. El rugby y el cricket era el deporte de los blancos. El fútbol, de los negros. Era una intromisión por parte de los blancos el que Booth estuviera en el equipo. Yo lo justificaba así.

Sin embargo, para todos los mal pensados del mundo, la gran mayoría miembros de la prensa internacional, tan acertados ellos, nos llegó la noticia. No era un rugido de la hinchada contra él. Simplemente, Booth es un ídolo! El tío está casado con una negra, modelo eso sí, y según cuentan ha hecho mucho por la reconciliación entre razas y por acabar con el racismo.

Así que nada. Todo queda en un susto, y en Sudáfrica, los bafana bafana pueden seguir viviendo tranquilos, sin un apartheid que segregó a una buena parte de la población. Pueden cantar con orgullo, tanto blancos como negros, un himno, nkosi sikelele, que sirvió para reconciliar a dos grupos de personas, blancos y negros.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s