El niñato sigue sin rendirse

Que Cristiano Ronaldo es un niñato irritante, ególatra y chulesco, no lo duda nadie. Pero que es un pedazo y sensacional futbolista, tampoco lo cuestiona nadie en su sano juicio. Tiene una virtud que, hoy por hoy, le hace superior al resto: su potente físico. Otro debate es el de que será de Cristiano dentro de 7 o 8 años cuando el cuerpo ya no de lo mismo. Pero bueno, a lo que vamos. El Madrid iba a un campo complicado como es Son Moix. Empezó perdiendo, y de eso que me alegré. Sin embargo, al descanso acabaron en tablas.

Debo reconocer que la primera parte no la vi del todo (la Roma captaba mi atención). Pero ahí estuve en la segunda para comprobar el show de Cristiano. Y es que fue eso. Lo enigmático del asunto, para un aficionado medio, es comprender como el Real Madrid, con tan poco, y digo tan poco en comparativa a la delicia y exquisitez que atresora el Barça, puede plantarle cara a estas alturas de temporada con una barbarie de puntos. Es chocante e incomprensible. Habrá quién diga que la explicación es simple: talonario. Pero ahí las cosas fallas, porque dos de los mercenarios mejor pagados de esta temporada, como son Kaká y Benzema, han fracasado. Los que han cumplido son los Albiol, Arbeloa y Xabi Alonso. Buenos jugadores, pero no capaces de aguantar ese nivel futbolístico. Yo, la única explicación que le encuentro es Cristiano. Su talento individual, su poder para salvar partidos (a la par que Casillas). Alguien que es capaz, él solito en compañía de alguien más que se apunte (tipo Higuaín, Xabi, Granero, etc.), de destrozar a un rival. Y es que el Madrid no tiene un estilo de juego muy bien definido. Simplemente va a ráfagas. Se maneja impulsivamente, y ahí Cristiano, cuando arranca, hace daño al rival. El Danny Zuko de la liga no quiere perder comba. Se resiste. Y eso lo aplaudemos los aficionados que queremos emoción hasta el final. Aunque, eso sí, espero un final justo con el fútbol, un final que le de el triunfo al que se lo merece, a un Barça estratosférico, ejemplar.

En otro orden de cosas, la derrota del Mallocar supuso la entrada, en tercer lugar, del Valencia para la Champions de la temporada que viene. Dos temporadas sin estar entre los mejores de Europa ya nos hacía daño a los aficionados. El Valencia, actualmente, por plantilla y calidad debe estar. Y ahí que estaremos. En una temporada notable, en la que podríamos, que no lo haremos, llegar a los 74 puntos. Casi nada. Eso lleva consigo la ya anunciada renovación de Unai. El mejor entrenador que hay, hoy por hoy, para entrenar al Valencia. Sólo se le puede achacar una cosa: la ausencia de mano dura. Mayor disciplina, desde el día del entrene hasta el del partido. Hay que ganar en solidez defensiva. Si fueramos capaces de hacerlo, podríamos dar alguna alegría en forma de título a nuestro palmarés.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s