No se hizo justicia con el Ingeniero

Desde que llegó, siempre me pareció uno de los mejores entrenadores de la Liga, dentro del top5 siempre. Su Villarreal era un equipo sublime, de esos que enamora. Un equipo al que te gustaba seguir (también porque estaba en sus filas un jugadorazo como Riquelme). En esos años buenos, sólo los separó de la gloria (una final de Champions League, casi res) un penalty errado por Román frente al Arsenal en los últimos minutos. Tampoco aquel día se le hizo justicia a Mauricio Pellegrini.

Su salida de Villarreal me sorprendió. Lo veía como el Wenger de los groguets, sentado muchos años en el banquillo, sabiendo que era el líder, el que manejaba el cotarro, sin presión alguna y con proyecto de largo plazo para trabajar tranquilo. Pero no, el chileno arriesgó y se marchó a un banquillo caliente como el del Real Madrid, con un Robespierre de presidente, y un director deportivo que siempre lo alabó en lo privado pero nunca lo defendió en lo público. Desde el primer día, lo ví sentenciado (salvo premio gordo, es decir, doblete o triplete). En la Liga, yo intuía que no había que hacer por mucho talonario que superfloren sacará a relucir. Este Barça es sencillamente espectacular. La Champions, es la Champions. Puede pasar de todo (de hecho, el nuevo aclamado en la casa blanca, Mourinho, cayó el año pasado en octavos del mismo torneo al que ha llegado ahora a la final). Y la Copa, ahí sí que les daba puntos para la victoria, pero saltó el Alcorconazo. Un rídiculo histórico, cierto. Un rídiculo que lo sentenció allá por el mes de Noviembre, salvo doblete histórico.

El caso es que las exigencias para continuar dirigiendo el banquillo eran inconseguibles, utópicas. Ni el mejor entrenador del mundo lo hubiese realizado. Aún ganando la Copa, el torneo más factible de todos, Pellegrini hubiese ido a la calle. De todos modos, en esa sensacional rueda de prensa final, el chileno se despidió con una espinita clavada, recordándole a todos (tanto prensa como aficionados como directivos) que el que venga, tiene que hacer muy buenos números para superar los suyos (96 puntos, 102 goles, 18 victorias en el Bernabéu). Sólo le faltó el imposible, vencer al Barça. Yo creo que no se le hace justicia. Creo que, una vez más, el Madrid vuelve a equivocarse por los impulsos de un enanito, Florentino, que los llevará de nuevo, ya lo verán, a esos años grisáceos que no hace tanto, para alegría mía, vivía el madridismo. Craso error encomendarse a ese aspirante a Berlusconi. Pellegrini, ellos no te hicieron justicia, pero la memoria del aficionado al fútbol sí te la hará. Uno de los más grandes.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s