Recapitulación. Fase de grupos.

Lo mejor: Uruguay. Se ha clasificado en primer lugar, con mucha solvencia y en un grupo nada fácil. Su fútbol, con cierto aire a Dunga, le ha valido para vencer dos partidos y empatar otro. Un 4-3-3 con mucho oficio defensivo y tres hombres que la pueden liar en cualquier momento: Forlán, Lucho Suárez y Cavani.

También cabría citar a la selección más fresca del campeonato: México. Gracias al Vasco nos hemos divertido en cada partido de los mexicanos, con gente muy joven y un 4-3-3 que nada tiene que ver con el uruguayo, mucho más ofensivo éste. Gente como Vela, Barrera, Giovanni o el “Chicharito” han supuesto un soplo de aire fresco entre tanta mediocridad balompédica.

El gris: Sudáfrica. Luchaba contra la historia, contra no ser la primera anfitriona derrotada en la primera fase. No lo logró, pero nos regaló un partido vibrante e intenso, el inaugural frente a México, otro malo frente a Uruguay, y una sorpresa relativa venciendo a la tricolor francesa. Gente como Tshabalala, Modise, Pienaar, Masilela, Gaxa o Lethsholonyane han dado mucho juego. Quizás en otro grupo…

Lo peor: Sin duda alguna, Francia. El desastre por antonomasia del campeonato mundial y, muy probablemente, dentro del top5 de verguenzas históricas en este tipo de torneos. Les pasó de todo. Conflictos internos, un Domenech patán, Anelka expulsado, no entrenaron en plan motín, conflictos por clase social de origen entre los miembros del vestuario, Sarkozy de por medias. En fin, una verguenza con letras mayúsculas.

El crack: Difícil elección. Pero aquí destacaría al “Chicharito” Hernández. El revulsivo que tumbó a Francia y, de paso, ayudó en gran medida al pase de su selección a siguiente ronda. No olvidemos tampoco la frescura de Barrera, un desconocido para mí, ni los goles de Dieguito Forlán.

Lo mejor: Sin duda alguna, Argentina. Sin demasiadas florituras, pero sí jugando un fútbol muy suyo, de toque y pegada. Ha dado la sensación, en todos sus partidos, de matar al rival a medio gas. Goleó a Corea, lo pudo hacer con Nigeria y venció a Grecia. Además, Messi parece Messi. Asusta, principalmente porque su fútbol no tocó su techo en esta ronda.

Un escalón por debajo, pero también a destacar a Corea del Sur. Un clásico ya de las citas mundialistas. Sin duda, el mejor equipo de Asia, por encima de Japón. En ’02 llegó a semis con ayudas arbitrales, pero llegó. En ’06 fracasó cayendo en primera ronda. No pudo con Suiza ni Francia. En esta cita no. Pasó. Hizo un partidazo frente a Grecia, el mejor del campeonato. Decepcionó frente a Argentina, y nos mantuvo en tensión contra Nigeria brindándonos una emocionante diversión. Gran papel.

El gris: Grecia. Recuerdo de mi niñez el mundial 94, allí había un equipo que fue la vergüenza del torneo. Era Grecia. Sucumbió de manera estrepitosa frente a Argentina, Nigeria y Bulgaria. A poco que hiciera, ya superaría aquella desastrosa participación en la que ni siquiera consiguió meter un tanto. La cosa no empezó bien, siguiendo una línea continuista frente a los coreanos. Un partido de despropósticos por parte de los griegos. Tampoco jugaron bien frente a Nigeria, aunque una infantil expulsión de las águilas verdes les dió el impulso necesario para hacer su primer gol del campeonato, grande Salpingidis, y de paso remontar el 0-1 que tenían en contra. Contra Argentina nada pudieron hacer. Fue un equipo mediocre, ya no es la Grecia del ’04. Pero Rehaggel merecía un Mundial, participar en él, y ha salvado la envestida.

El peor: Con mucha tristeza por mí parte, el peor ha sido Nigeria. Un equipo que idolatro. Uno de mis africanos favorito, desde aquel mundial del 94 con Yekini, Amunike, Okocha y demás. Son un clásico en África, pero no acaban de despuntar. Incluso parece que se van quedando estancados poco a poco. Ya no estuvieron en la cita del ’06 en Alemania. Poco les faltó para no llegar aquí. Y la verdad, pudieron haberlo hecho mejor. Cierto es que sin esa expulsión frente a Grecia podríamos estar hablando de otra cosa, pero tenían más potencial del que demostraron.

El crack: El mediocampo de Corea del Sur. Lee Chung Yong (el 17), Park Ji-Sung (el 7), Kim Jung-Woo (el 8), Ki Sung Yuen (el 16) y luego Park Chu Young (el 10). También destacar los dos laterales, Cha Du-Ri y Lee Young Pyo, además del central Lee Jung Soo o el ofensivo Yeom Ki-Hun (el 19). De otros equipos, me gustó el portero nigeriano Enyeama, y eso pese a tener algún que otro error garrafal (fue clave frente a Grecia). Salvó la goleada frente a los nigerianos.

Lo mejor: No hay.

El gris: Estados Unidos y Eslovenia. Los estadounidenses sin hacer grandes cosas le sacaron un empate a Inglaterra (tampoco tiene mucho mérito), no consiguió vencer a Eslovenia (vale, el linier ayudó a ello), y tan sólo le metió a Argelia un golito en el último minuto. Es decir, ha habido una corriente inflacionista alrededor de esta selección abrumadora. A mí, no me ha emocionado. Un equipo con oficio, pero mediocre. Más allá de la inteligencia y visión de juego de Bradley y las individualidades de Donovan, no había más. Si ha sido primero es por demérito de Inglaterra más que por mérito propio.

También Eslovenia un gris. Jugó mal contra Argelia, en un partido feo y aburrido que se llevó tan sólo por un error del infame Chaouchi, el portero argelino. Contra Estados Unidos hizo una primera parte muy buena, donde casi finiquitó el encuentro, pero se desmoronó en la segunda. Frente a Inglaterra, pues el traje le vino grande. Aún así, dominó casi hasta el último instante el grupo. Contradicciones del fútbol, se quedó fuera en el minuto 93. Salvaron la imagen mejorando al grupo del ’02.

El peor: Inglaterra y Argelia. A partes iguales. Y por los mismos motivos. Ambos fueron equipos rácanos, sin ambición. Paradigmático fue el enfrentamiento entre ellos. Un 0-0 que fue el cúlmen del aburrimiento, del no-fútbol. La masacre del espectáculo. Los ingleses, que llegarán muy lejos en este Mundial, decepcionaron en todos y cada uno de sus partidos, salvo momentos puntuales frente a los balcánicos. Los magrebíes, en cambio, no tenían nada que perder. Pese a ello, fueron tacaños. No ambicionaron nada. Una vergüenza su participación. Aspira a ser la peor del Mundial junto a Francia y Honduras.

El crack: Hay que buscarlos en USA. Tanto Bradley como Donovan. Uno por su saber estar, por el dominio de los partidos, por ser la continuación de su padre dentro del terreno de juego. El otro por magia, por calidad, por ser el mejor jugador de la historia del soccer norteamericano y demostrarlo en los terrenos de juego. También citar una debilidad personal, el lateral izquierdo argelino, de lo poco salvable del equipo, un tal Belhadj, un fondista reconvertido a futbolista que corrió la banda como ninguno. Fue lateral y extremo a la vez, carrilero puro, ocupando todo el lado izquierdo del equipo. Me gustó este jugador. Y ya que estamos, citar también al talentoso zurdo del Auxerre, Birsa. Otro descubrimiento del mundial. Buen jugador.

GRUPO D

Lo mejor: Alemania y Ghana. Ambas deleitaron a su manera. Los germánicos por su fútbol vistoso y de toque. Joachim Low parece impregnado del antaño estilo holandés, hoy puesto de moda por el gran Guardiola. Arrollaron a Australia con un contundente 4-0, sufrieron (perdieron), eso sí, contra Serbia, y dieron una lección de oficio futbolístico en una auténtica final frente a Ghana.

Las estrellas negras, por su lado, fueron, de largo, quienes más merecieron pasar de ronda junto con Alemania. Vencieron a Serbia en el primer partido, les costó arrancar un punto frente a los socceros, y dieron la cara contra la gran Alemania. Dieron suficientes motivos como para sospechar que es, hoy por hoy, tal y como se preveía, la mejor selección del panorama africano. Gran despliegue defensivo, a lo que debemos sumar un potente ataque. Selección a tener en cuenta para futuras citas.

El gris: Tanto Australia como Serbia. Los aussies comenzaron de una forma muy triste. Luego se demostró que no era para tanto. Es decir, el mundo mundial, tras su 4-0 inicial, afirmó que era, de largo, la peor del mundial. Pues no. Sigue siendo un equipo con mucho oficio, correoso, al igual que el del ’06. La diferencia es que es el mismo bloque con cuatro años más en las piernas. El accidente alemán se debió a un mal partido de los socceros combinado con la calidad alemana. En fin, me gustó Australia, quien fue de menos a más claramente.

A Serbia también le damos el gris, aunque decepcionó bastante su no clasificación. Para mí, era la favorita tras Alemania. Pero no resultó. Luego se acogieron a un supuesto atraco en el partido frente a Australia. Sin embargo, tiraron por la borda el pase frente a Ghana, y pecaron de inocentes en más de una jugada (parecía que jugaban a balonmano). Los Zigic, Stankovic, Krasic, Jovanovic, Vidic y compañía decepcionaron un tanto. Su nota positiva es la victoria, nada más y nada menos, frente a los germánicos.

El crack: Pues varios. Mesut Ozil probablemente. El gran artífice del juego alemán, el cerebro. Tampoco hay que desdeñar la sorpresa de Muller, la gran revelación de la temporada. Y del lado ghanés, pues Gyan, Ayew, K.Asamoah, Annan o Price-Boateng. Me han gustado mucho las dos selecciones, así que cualquier jugador de ellas podría estar aquí incluido.

GRUPO E

Lo mejor: No hay.

El gris: Es extenso. Se lo damos a Holanda, también a Dinamarca y, cómo no, a Japón. A Holanda no se le puede decir que no haya cumplido. Nueve puntos de nueve, con cinco goles a favor y sólo uno en contra. Sin embargo, su fútbol es rácano, rancio. No es la Holanda que todos conocemos, ha perdido su estilo. Ese doble pivote (Van Bommel y De Jong) ahoga el probable potencial futbolístico del conjunto. Sin embargo, el seleccionador es aférrimo defensor. Un equipo que defiende, paradójicamente, puesto que es lo peor que saben hacer, y se acogen en ataque a alguna individualidad que emane normalmente del bueno de Sneijder.

Dinamarca cayó, pero lo hizo con dignididad. Me gustaron en la derrota contra Holanda. Más de lo que en realidad fue. Puesto que yo pensaba que habían secado el fútbol holandés, luego descubrí que no, que la oranje se seca a sí misma. El caso es que el 2-0 fue demasiado abultado. Contra Camerún nos brindaron un partido intenso, vibrante. Ojo, pudieron perder ese día. Las cosas del fútbol y su oficio les bastó para remontar. En el último partido no pudieron frente a la roca japonesa. Pero atentos al dato, gente como Tomasson o Romedahl ya venían pasados de vuelta, de hecho su techo potencial yo creo que fue ’02. Ocho años después, para sorpresa de todos, volvían a un mundial, con el objetivo de intentar pasar a octavos. No lo lograron, eran demasiado ancianos.

Japón. Uno de los máximos exponentes del fútbol rancio, defensivo. Se acogieron al bloque, a no dejar espacios al rival. Jugaban sin delantero, dando prioridad al toque entre la gente de arriba cuando poseían el balón. Nos regalaron algún golazo. También a balón parado. Su mejor día fue el 3-1 frente a Dinamarca. Un recital defensivo a la par que calidad y mordiente en el ataque. Merecieron entrar en octavos, pese a sus limitaciones.

Lo peor: Camerún. Paradigma del fiasco africano. Egos incontrolables, ni siquiera por el propio entrenador. Gente de calidad pero que no sabe lo que es un equipo. Fue una verguenza. Una caída con mayúsculas para uno de los clásicos del fútbol africano, del que, cómo no, se esperaba mucho más. Puede que fuera la última bala de Eto’o en un mundial. Me supo mal, es uno de mis equipos favoritos.

El crack: Sin duda, Sneijder. Una delicia, no necesita presentación. Del lado japonés, también hubo sorpresas. La de Honda no es tanto. Sí la de Tanaka, y la calidad de Endo, también a balón parado una auténtica joya. También me gustó el central danés, Kjaer. Parece que tiene futuro.

GRUPO F

Lo mejor: Paraguay y Nueva Zelanda. También Eslovaquia. Los guaranís fueon los de siempre. Gustaron, al menos a mí. Un equipazo. La Italia de Sudamérica. Seguridad defensiva. De hecho, no encajaron salvando el error de Justo Villar en el partido inicial frente a Italia. Riveros, Morel, Bonet, Vera, Alcarza, Ortigonza. Mucha gente con mucho oficio. Un poco de ataque, el justo, para darle goles y puntos. La victoria frente a Eslovaquia los llevó al primer puesto. Luego dos empates que sirvieron para consolidarlos.

Los allwhites fueron la sorpresa positiva del Mundial. Reconozco que la veía como la más floja de la cita, esperando tres goleadas en sus tres compromisos. Sin embargo, lavaron la imagen que arrastraban de la pasada copa confederaciones. En un año han trabajado bastante. El entrenador, Herbert, confeccionón un equipo, dentro de sus limitaciones, bastante correcto en defensa. De hecho, sólo encajó dos tantos. Estuvo a punto de hacer historia, aunque lo hizo igualmente, si hubiese ganado a la azzurra. Pese a todo, un equipo que no pierde ni con Italia ni con Paraguay, ni tampoco con Eslovaquia (agónico gol final), merece un respeto.

Eslovaquia. Pasó, pero tampoco encandiló. Decepcionó su fútbol contra los neozelandeses (luego se comprobó que éstos no eran tan malos). Paraguay les pasó por encima. Y frente a Italia, jugaron muy bien. Les vencieron. Con sufrimiento, pero bastante oficio para el conjunto de Weiss. Yo no esperaba su pase, pero lo lograron.

El gris: No hay.

Lo peor: Italia. La azzurra decepcionó. Se esperaba su clásico renacer. Todos sabíamos que los italianos son expertos en comenzar mal pero acabar bien. Esta vez, no. Fue un equipo sin reacción. Más de una decisión de Lippi fue incomprensible. Achacaron en exceso la baja de Pirlo. Pero nadie explica la suplencia de Di Natale, el capocannonieri italiano, o de Quagiarella. Tampoco entiendo porqué jugó siempre Iaquinta. Además, fallaron en lo que ellos son los mejores, la defensa. Encajaron 5 goles. Demasiado lastre. No consiguieron la victoria. Su ruina fue el partido frente a Eslovaquia, su sentencia de muerte. No hubo final feliz.

El crack: El bloque neozelandés, con Reid o Jensen a la cabeza. También el bloque paraguayo. Y de Eslovaquia, pues el hábil Weiss, y un goleador inesperado: Vittek. Individualmente, el crack del grupo. Sus goles bastaron para certificar el pase.

GRUPO G

Lo mejor: No hay.

El gris: Brasil. Un caso idéntico al holandés. Un equipo con ese talento, esa clase, esa calidad, no puede desperdiciarlo jugando así. Dolían los ojos de verlo. Todos defendiendo, tan sólo tres liberados: Robinho, Kaka, Fabiano, ya las esporádicas subidas de Maicon o Elano. Fútbol muy previsible, alejado del típico jogo bonito brasileño. Como es lógico, sumaron siete puntos y pasaron de ronda como primeros. Pero no agradaron. Lamentable.

También Portugal. Más de lo mismo que Holanda o Brasil. Fútbol rácano. Venían de tapados junto con la oranje. Y en el grupo no agradaron, pese a ese 7-0 que infló sus estadísticas. No olvidemos que empataron a cero con Brasil o Costa de Marfil. Equipo lamentable. Inserto en la tónica habitual del mundial. Trivote, bloque defensivo fuerte. Nada en ataque.

Corea del Norte. Pese a que los números dicen que fue la peor del mundial, a mí no me desagrado. Cero puntos. Un gol a favor, doce en contra. Aún así, dieron la cara. Brasil les ganó padeciendo hasta el último momento. Fue su gran noche. Quizás crearon demasiado expectativas por eso. Contra Portugal también gustaron en la primera parte, donde sólo perdían por un gol a cero. En la segunda parte, se desmoronaron. Frente a Costa de Marfil ya no había nada que hacer. El golpe de la goleada fue demasiado alto. Pese a todo, debilidad personal, me gustó.

El peor: Costa de Marfil. Pese a sumar cuatro puntos, no me gustó. Por jugadores, parecía la gran selección africana. En la práctica, no jugaron a nada. Un empate a cero justísimo, porque nadie puso nada sobre el tapete, frente a Portugal. Derrota insípida contra Brasil. No hicieron nada los africanos. Ya estaban agonizando. A corea le ganaron, pero tampoco fue gran cosa. Decepción, una más africana.

El crack: El portero portugués, Eduardo. Un seguro. Y el delantero norcoreano, Jong Tae Se. Una sorpresa fresca. Luego, por encima del resto, Maicon. Un despliegue descomunal. También Robinho gustó.

GRUPO H

Lo mejor: España y Chile. Más la roja sudamericana que la europea. El conjunto de Bielsa fue una de las apuestas más atractivas del campeonato. Ganó a Honduras. Ganó a Suiza. Y tuvo contra las cuerdas a España. Espectacular juego, con una presión asfixiante y un ataque en tromba. Un equipo suicida que tuvo su recompensa. Para mí, la mejor del grupo.

España, por su parte, comenzó mal. Es decir, en juego no me decepcionó contra Suiza. Le faltó algo de verticalidad, y sobre todo, más combinaciones, más tiqui-taca. Pero me gustó, pese al accidente. Luego contra Honduras erraron. Fue el peor partido de largo. Simple como ninguno. Balones a Navas y a centrar. Todo, para que los goles no llegaran por esa vía, qué va. Llegaron de la mano de las individualidades del guaje Villa. Contra Chile sufrimos, pero ganamos. Ahí ya no importaba tanto el fútbol como el resultado. Era una final. Una final que pasamos con dos golazos, el de Villa y el del sutil Iniesta.

El gris: Suiza. Meritoria victoria contra España. Aunque si ese partido se disputara 10 veces, tan sólo lo ganarían en una. Pues ocurrió esa una. Luego cayeron, como la lógica indicaba, contra Chile. Y no pudieron vencer, no tienen fútbol ofensivo, a Honduras. Equipo con mucho oficio, pero sin talento.

Lo peor: Honduras. Una banda. Competía con Corea del Norte por sumar cero puntos. Al final, tan sólo la falta de talento de los suizos les regaló un puntito. Eso sí, parecía que habían llegado aquí sin preparación. No sabían defender, y atacar, no sé, porque la pelota jamás la tuvieron. De lo peor del mundial junto con Francia.

El crack: Los hombres de calidad de Chile. Alexis Sánchez, Beausejour y demás. Aunque tampoco enamoraron. Del resto, sin duda alguna, Villa. El mejor con diferencia. Sus goles nos dieron el pase.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s