El Racing se va, abatido y malherido.

Dicen que el destino es caprichoso. Y también que en el mundo del fútbol, pocas veces se olvidan determinadas circunstancias. Sucedió un 9 de junio de 2007. Corría la jornada 37 del campeonato, y la Real Sociedad necesitaba la victoria como el comer. El partido, en Anoeta y frente al Racing, terminó con un 0-0 calamitoso que dejaba a los txuri urdin al borde del descenso, el cuál se consumaría, finalmente, una semana después en Mestalla. ¿A qué viene todo esto? Pues al penalti errado por Savio en los instantes finales del partido, y a cómo de exultante reaccionó un portero, Calatayud, que defendía los colores de un equipo, el cántabro, que ya nada se jugaba. Bien, pues tal acontecimiento viene a colación del partido de ayer. Jornada 36, Real Sociedad frente a Racing de Santander. Si los txuri urdin vencían, el equipo cántabro era carne de segunda. Y así fue. No habían olvidado aquella fea imagen de hace cinco temporadas, encargándose Griezmann de ejercer de verdugo. No hubo compasión, más bien satisfacción. Un ajuste de cuentas en toda regla que no deja de parecerme curioso.

En cualquier caso, venciera, empatara o perdiera, el Racing estaba sentenciado. Así, matemáticamente desde ayer, tendremos a un club centenario en la división de plata durante la próxima temporada. Para mí, un club histórico. Un clásico de la Liga al que me gustaría ver pronto, de nuevo, recorriendo la geografía española en la primera división. No hace mucho, en la 2009, teníamos al Racing codeándose en Europa. Pero, es evidente que las cosas se han hecho muy mal en Cantabria durante los últimos años. Sobrevivieron a Piterman (a diferencia del Alavés), pero el enredo institucional de Ali y demás personajes, tan estrambótico como chapucero, ha derivado en una mala gestión deportiva que, viendo el nivel de sus competidores, no podría deparar otro destino que no fuese el descenso. 

Al Racing no le queda otra que levantarse. No puede dejarse llevar. Tiene los mimbres necesarios para volver al lugar que le corresponde. Por afición, por historia y por cantera. Tan sólo le queda acertar en la gestión, tanto deportiva como económica. Ahí tienen el espejo del Levante, un equipo que, no hace tanto, estaba terminal y que ahora se permite el lujo de luchar por competiciones europeas en una Liga de tanto nivel. Suerte al Racing en tan dura travesía.

Advertisements
This entry was posted in General by I.. Bookmark the permalink.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s