La Vieja Europa nos aguarda.

Han sido 102 años de espera. Se escribe tan pronto como se dice, pero a uno todavía le cuesta hacerse a la idea. Detrás de tan larga trayectoria aflora un sentimiento granota más orgulloso que nunca de los suyos. Este equipo ha conseguido honrar la memoria de un club centenario, de los aficionados, jugadores y directivos que están, y de los que no están. La historia levantinista está repleta de tristezas y penas, de lamentos y sufrimiento. El Levante ha deambulado más tiempo del que merecía por los desiertos del fútbol español. Ya hace cuatro temporadas que rozó la desaparición, el cataclismo. Sin embargo, los blaugrana han hecho, una vez más, gala del estoicismo que les caracteriza, de su amor propio. Forma parte de la idiosincrasia levantinista, caer y levantarse. Ante una inminente desaparición, el Levante responde, en apenas cuatro años, con una clasificación para competiciones europeas.

La temporada 11/12 pocos la olvidarán. Diez meses de auténtico ensueño en los que se han roto todos los registros. Sería injusto destacar a cualquier jugador por encima de otro. El colectivo ha sido la clave, fundamental en tan ardua tarea. Un récord de siete victorias en Primera que abarca desde la jornada cuarta a la décima. Un liderato alcanzado en la jornada novena frente al Villarreal, en el Madrigal. Duro poco, apenas dos partidos, pero supo a gloria. La friolera de permanecer durante treinta y tres partidos en posiciones europeas. Conseguir récord de puntos (55) y de victorias (16) en una misma temporada. Y alcanzar unos cuartos de final de Copa del Rey por primera vez en su historia. Junto a todo ello, un sinfín de momentos inolvidables, únicos. Me vienen a la memoria, a bote pronto, la victoria frente al Madrid con gol de Koné, el recital de Juanlu contra el submarino, los tremendos cañonazos a ultimísima hora de Rubén frente a la Real, Espanyol o Villarreal, el penalti parado de Munúa en el Pizjuán y tantos otros.

“Un futuro por conquistar”, es el lema al que se ha acogido el Llevant desde que cumplió los cien años. Pues bien, la Vieja Europa nos aguarda, tan paciente y serena como ansiosa, seguro, por ver como el color blaugrana tiñe la geografía del continente durante esta campaña, la 2012/2013, que nos adviene.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s