Vuelve el Gran Torino.

El pasado domingo más de uno se alegro cuando leyó la prensa deportiva. El mítico Torino, después de tres temporadas de naufragio en la Serie B, volvía a la máxima categoría del calcio italiano. Era una prueba más de fe por parte del conjunto grana. Un nuevo obstáculo salvado.

La desgracia ha perseguido al Toro desde el año 1949. Fatídicos recuerdos sobrevuelan la cabeza de los aficionados más viejos del lugar. Fue el año en que el Gran Torino, equipo que había logrado cinco títulos de Liga consecutivos (43, 46, 47, 48, 49), pereció al estrellarse el avión trimotor que les trasladaba contra la Basílica de Superga. Hubo, en el plano humano, unos treinta muertos. Y en el plano deportivo una auténtica tragedia para los grana, y la azzurra. El mundial del 50 forjó la leyenda del cattenacio italiano (había pocos recursos), y comenzó el imperio de la Vecchia Signora, construido por los Agnelli, quiénes aprovecharon el vacío dejado por el Toro.

Ahí comenzó una andadura de infortunios, despropósitos y calamidades. Desde entonces, a sus aficionados no les queda otra que encomendarse al estoicismo. Caer y levantarse. Este ascenso sabe a gloria, y el malherido calcio lo agradece. Vuelve el derbi turinés. Vuelve un histórico, poseedor de siete Scudetto. La gente se alegra y lo celebra, pues no hay más que ver el ambiente que se vivió en el Stadio Grande (Olímpico de Turín) el pasado domingo para cerciorarse de que al Toro todavía le queda recorrido.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s