La noche de Shirokov: orden, talento y pegada.

Comenzó mandando Chequia, desplegando un fútbol alegre y jovial. Sin embargo, pronto se vio que Rusia reúne suficientes condiciones como para clasificarse sin ningún tipo de problema en el grupo más asequible del campeonato. Anoche, frente a la República Checa, se antojaba el partido más complicado, y por momentos lo fue. Los hombres de Bilek dominaban, tenían la pelota. Sin embargo, le daban muy poco uso a la misma. Posesión plana, en horizontal. El único que introducía algo de mordiente era Pilar. Gente como Rosicky o Plasil no terminaban de encontrarse, mientras Baros permanecía desaparecido. La defensa rusa, tan lenta y rígida, estuvo anoche más cómoda que nunca. Ni un apuro, ni una duda. Plena solvencia. Por contra, Chequia quedaba desguarnecida atrás, endeble y tierna en defensa. Un equipo desequilibrado que permitió que los hombres de calidad rusos se movieran con suma facilidad por los alrededores del área de Cech. 

El guión del partido, pasados los primeros veinte minutos, era previsible. Uno ya intuía las cartas con las que jugaban. El 4-3-3 de Advocaat fue una auténtica apisonadora para la fragilidad táctica de los checos. El centro del campo ruso, un muro impregnado de consistencia y calidad. Al chico ordenado, Denisov, se le une la experiencia y saber estar de Zyrianov, más el talento a raudales que posee Shirokov. Lo dicho, talento y disciplina. El puñal, listo para punzar, lo muestran los tres de arriba: Arshavin, Dzagoev y Kerzhakov. Los dos primeros, estuvieron anoche relampagueantes, con chispazos esporádicos cargados de mortalidad. El punta, en cambio, mostró tanta constancia como desatino. Tuvo que entrar el gigantón Pavlyuchenko para dar la puntilla al partido. La inteligencia del trivote ruso, unida a la verticalidad de su tridente ofensivo, fueron ingredientes suficientes como para articular su discurso en torno a un contraataque que aniquiló las esperanzas checas. Todas las notas del estilo ruso las aglutina en su persona Shirokov, el mejor de la noche.

A priori, podría decirse que Rusia ya tiene el pase para cuartos. Han sumado tres puntos y han demostrado que son, de largo, el mejor equipo del grupo. La República Checa, por su parte, deberá mejorar en defensa e introducir más picante en su ataque. Tienen mejores mimbres que polacos o griegos, queda la duda de si sabrán aprovecharlos. 

Rusia 4-1 República Checa (Viernes 8 de Junio, 20:45 horas).

Rusia: Malafeev; Anyukov, Berezoutski, Ignashevich, Zhirkov; Shirokov, Denisv, Zyryanov; Dzagoev (Kokorin, m. 85), Kerzhakov (Pavlyuchenko, m. 73) y Arshavin. No utlizados: Akinfeev, Shunin; Nababkin, Sharonov, Granat; Kombarov, Glushakov, Semshov; Pogrebnyak e Izmailov.

R. Checa: Cech; Selassie, Hubnik, Sivok, Kadlec; Plasil, Jiracek (Petrezela, m. 76), Rezek (Hübschmaan, Rosicky, Pilar y Baros (Lafata, m. 85). No utilizados: Drobny, Lastuvka; Suchy, Rajtoral; Limbersky, Darida, Kolar; Necid y Pekhart.

Goles: 1.0. M. 15. Dzagoev. 2-0. M. 24. Shirokov. 2-1. M. 51. Pilar. 3-1. M. 78. Dzagoev. 4-1. M. 84 Pavlychenko

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s