Portugal honra a España.

Choque de estilos el que pudimos ver anoche en el centro del campo de cada equipo. Portugal volvió a dar muestras de la consistencia que ofrece su trivote (Meireles-Veloso-Moutinho) ahogando en todo momento la salida de balón de los españoles, apoyados en tal misión por Nani y Almeida. La victoria moral fue para los de Paulo Bento. Su estilo, de pulmón y pierna, logró imponerse al toque y balón de España. Tan sólo en la prórroga, y cuando el físico portugués ya daba indicios de fatiga, pudimos ver qué era capaz de hacer la selección nacional en ataque. En cualquier caso, los de Del Bosque tampoco sufrieron en ningún momento. Daba la sensación de que el empate a cero sería la cosecha mínima de la noche. Así fue, dado que Cristiano, verdadero peligro ofensivo portugués, envió la pelota a las nubes una y otra vez.

Digo que Portugal honra a España. Los chicos de Bento llegaron como tapados, pero todos sabíamos de su potencial. Anoche lograron desplegarlo en su máxima expresión, y el combinado de Del Bosque aguantó. No fue un partido cómodo, obvio. Gente como Iniesta y Silva no terminaban de encontrarse. El gran referente, Xavi, andaba muy controlado. El auxilio lo daban Xabi Alonso y  Busquets, pero no era suficiente. España no encontraba huecos por los que entrar. No veía el lugar ni el momento. Gran mérito, por tanto, para los de Paulo Bento.

Si esto hubiese sido un combate de boxeo, a los puntos habría vencido Portugal. Pero en el fútbol, las tablas se resuelven mediante penaltis. La tanda final fue, como siempre, una lotería. Los españoles estuvieron más atinados. Sólo Xabi Alonso erró. Iniesta, Piqué, Ramos y Fàbregas no perdonaron. Casillas, de nuevo, bendecido. Se ha logrado así entrar a una tercera final. Selección que, suceda lo que suceda, ha marcado una época. Un referente que comienza a crear escuela en base a su aprecio por la posesión del balón. Ésta no solo es la clave de bóveda del ataque español, sino que, a la vez, sirve para conseguir la mejor defensa del campeonato (tan solo Di Natale ha batido a Casillas).

La consistencia bidireccional (defensa y ataque) que brindan Xabi Alonso y Busquets es la cualidad sobre la que ser vertebra el estilo de Del Bosque. Son el verdadero punto de apoyo del equipo. En torno a ellos, se organizan el resto de peones. Por un lado, la seguridad defensiva y la buena salida inicial de balón por parte de Ramos y Piqué. También la verticalidad que ofrecen Alba y Arbeloa al juego. Qué decir de la orientación que le brinda Xavi al conjunto español, o de la maestría que poseen tanto Iniesta como Silva para escudriñar todos los resquicios de la defensa rival, buscando así tan inquiridoramente los puntos débiles de la misma. Sin olvidar, obvio, al guardián de la portería: Iker Casillas. Tan solo nos queda una pieza, ¿el delantero? Me gusta ver a Torres o Negredo, en lugar de a Fàbregas, como referencia final del equipo. Le da más picantez al ataque español. Veremos qué decide el gran Vicente Del Bosque para la final. 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s