Del Bosque (y España) ante la historia.

Esta noche presenciaremos una gran final. Si hubiese tenido opción de elegir rival, no habría dudado: España-Italia. Partido inédito en esta ronda. El lombardo Prandelli saldrá con un 4-4-2, mientras que Del Bosque pondrá un 4-5-1. No creo que insista con el 4-6-0. No obstante, teniendo en cuenta que Vicente bebe de la fuente cruyffista, alentado por el gran trabajo de Guardiola durante estos años, no habría que descartar tal opción del todo. ¿Cuál es nuestro problema? Pues que Fàbregas, falso nueve español, no es Messi, falso nueve culé. Yo espero a Torres, pero tampoco me disgusta un once con Negredo o Llorente. Derroche de potencia y calidad en los tres.

Sin recurrir al espíritu forofo, tengo la sensación de que esta noche España vencerá el partido. No diré que lo hará cómodamente, pero sí con relativa facilidad. Tengo ese pálpito. La prensa, tan volátil en su opinión, pinta a Italia como una bella escuadra, como un equipo campeón. Hace apenas tres semanas, en la antesala de la primera jornada del grupo, nos vendían, en cambio, que era la primera vez que había una diferencia sideral, en cuanto a nivel, entre estos dos equipos. Inexplicable, ¿verdad?

A lo que vamos, la batalla se decidirá en el centro del campo, sobre todo. Cinco españoles frente a cuatro italianos. La dupla Alonso-Busquets deberá maniatar a Pirlo y Montolivo, sin descuidar los eléctricos chispazos de Balotelli y Cassano. Para secar a éstos dos, contarán con la ayuda de Piqué-Ramos. Cuidado, por tanto, a los llegadores de segunda línea italiana (Marchisio y De Rossi) y a las incursiones por banda de Balzaretti y Maggio. Por su parte, la línea de tres cuartos española, integrada por Xavi, Iniesta y Silva tendrá la importante función de quitarle el balón a Italia. Sin el balón, los italianos bajan su nivel. Saben defender, pero ya no es la azzurra que disfrutaba haciéndolo.

Cuando dos equipos viven de la posesión, la afrenta principal es lograr la pelota. Quién lo haga, tendrá mucho camino recorrido hacia la consecución del título. Lo dicho, el centro del campo italiano es tremendo, de un nivel muy alto. Sin embargo, no admite comparación con el español. Tampoco la defensa italiana me parece nada del otro mundo, más allá de Chiellini. ¿Y el ataque? Si Del Bosque logra desactivar a Pirlo y Montolivo, no tendrá que preocuparse en demasía de Cassano y Balotelli, pues dispondrán éstos de pocos balones. Por tanto, ¿el peligro? Chispazos individuales y aislados de la dupla delantera, atentos Ramos y Piqué, así como de Marchisio y De Rossi. Repito, lo veo bien. Tengo la sensación de que Vicente Del Bosque tiene más que estudiado a su rival. A disfrutar con la final.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s