Llegó la hora.

premier

Ayer daba el pistoletazo de salida la Premier League, la mejor liga del mundo hoy por hoy. Y lo hizo con dos resultados, que sobre el papel, sorprenden.

Ahí están el 0-2 del Wigan de Roberto Martínez frente al Aston Villa, y el tremendo 1-6 de los gunners en casa del Everton de Moyes. Esta victoria no sorprende tanto por la victoria en sí, más bien por lo abultado de ella.

El Wigan entra claramente dentro del tercer grupeto que se ha formado en la Premier. Hay que dejar claro que hay como tres miniligas dentro de la liga general. Por un lado, los que luchan por no descender, entre ellos el Wigan, que son la gran mayoría. Luego hay un terceto que busca la sexta plaza, entrar en Europa. Ahí están Everton, Aston Villa y Tottenham, siempre buscando dar una sorpresa y poder colarse en puestos Champions. Y por último, los cinco candidatos a luchar por el título. Ahí entran tanto Manchester United como City, Arsenal, Liverpool o Chelsea. Analizándolos uno por uno, la balanza tampoco está tan equilibrada.

Al Arsenal, pese a su espectacular inicio de ayer, se le presupone irregular. ¿Por qué? Por su juventud. Ha perdido a Adebayor y Touré, dos piezas claves hasta ahora. Al marfileño lo sustituye el belga Vermaelen, un buen defensa que debería haber llegado para complementar más que para sustituir, por lo que al cambio, los gunners en defensa, su punto débil, se han quedado igual o peor que la temporada pasada. El mediocampo es muy completo. Fàbregas, Denilson y Song así lo atestiguan. Luego tienen un lujo, un superclase, Arshavin. Sus dos otras piezas de claqué, Nasri y Rosicky, se rompen con excesiva fragilidad. En ataque, han perdido mucho nivel. Han perdido a Adebayor. Mantienen al gran Van Persie. Bendter y Eduardo son la apuesta de Wenger, deberán dar un paso hacia adelante.

El Manchester United, el gran favorito para muchos, ha perdido nivel. Tanto que a mí no me parece el favorito al título. La baja de Cristiano Ronaldo afectará y mucho. También se resentirán por el adiós de Tévez. Ha llegado juventud. Ningún fichaje desorbitado. Owen aportará experiencia, y Valencia frescura. Berbatov tendrá que asumir más galones que la temporada pasada, al igual que Nani. Veremos como responden.

El City se ha reforzado de una manera brutal. Basta decir que en ataque cuentan con Robinho, Santa Cruz, Adebayor, Bellamy y Tévez. Un equipo bárbaro. El problema es que llevan muchos años de retraso respecto a los otros en lo que a conjuntar piezas se refiere. Son candidatos, pero no firmes.

Hay quien dice que el Liverpool será el gran fiasco de esta temporada. No le faltan motivos para así creerlo. Han perdido a una gran figura como es Xabi Alonso. Además Mascherano estaba como loco por salir este verano. El mediocentro ha sufrido un palo tremendo con la pérdida del donostiarra. Pero llega Aquilani, un gran jugador que parecía estancado en la Roma y al que Benítez seguro que es capaz de hacer explotar. Para mí el mediocampo no se resentirá en demasiá, Aquilania hará de Alonso y cumplirá. ¿El problema? El ataque. Ya lo era el año pasado y este año se repetirá la situación. Un equipo que aspira a ganar la Premier no puede tener como suplente de Torres a Ngog. No puede. Más sabiendo de la fragilidad del niño, o de Gerrard. Estarán ahí, no decepcionarán, pero no ganarán el título.

El Chelsea. Mi candidato. No ha perdido a nadie. Han llegado Zhirkov y Sturridge. Ha llegado Ancelotti. Tiene un equipo que intimida. Ballack, Lampard, Drogba, Zhirkov, Deco, Essien, Mikel, Malouda, Bosingwa, Joe Cole, Ashley Cole, Carvhalo, Terry, Cech o Ivanovic. Aún se rumorea que Abramovich se plantea el fichaje de una megaestrella tipo Kun Agüero. Frente a los mermados United y Liverpool, y los irregulares Arsenal o City, el Chelsea, todo un perro viejo, se llevará el gato al agua.

We are the champions.

Las principales ligas europeas ya han adjudicado su torneo. En algunos casos se lo llevo el mejor postor, en otros, no tantos. Comenzamos con el análisis:

Liga Española

20090524dasdasftb_1

Justicia. La lírica futbolística que nos ha brindado el F.C. Barcelona a lo largo de cada domingo de esta temporada no merecía menos. Echando la vista atrás, cuando comenzó la temporada no se esperaba ni mucho menos esta situación. Guardiola, el Mesías, era un novato que cogía un equipo totalmente destrozado y desfigurado. Con el mismo bloque principal que la temporada anterior, Pep batió records. Le otorgó la responsabilidad a la gente del club, con espíritu y filosofía blaugrana, cruyffista. Iniesta, Xavi y Messi tomaron el mando. Puyol y Valdés les secundaron desde la experiencia. Piqué y Busquets emergieron como nuevos valores de la Masía. Los foráneos (Eto’o, Henry, Alves, Toure, Keita, Abidal) aportaron el resto. No tuvieron rival, a pesar de que los números le daban legitimidad al Real Madrid. Victoria clara y contundente.

Scudetto

figo

La devaluación del calcio sigue su curso. El fútbol italiano, potencia mundial durante los 90 y principios de siglo XXI, está en caída libre. Estadios viejos, sucios y semivacíos, fuga de estrellas a otras ligas, pobre seguimiento televisivo, sequedad en los céspedes para no favorecer el juego vistoso y un emprobecimiento constante de los clubes. Atrás queda aquel Scudetto disputado por clubs como Milan, Inter, Parma, Lazio, Fiorentina, Juventus, Sampdoria, Roma y alguno más que se apuntaba al bombardeo. Ahora, de inicio, se sabía que la lega acabaría en manos de Juve, Milan o Inter. Milan y Juventus siguen envejecidos, sin reaccionar. El Inter quería conquistar Europa, prueba de ello la contratación de Mourinho. No llegó a eso ni mucho menos. La ambición se convirtió en pesadilla. Una vez más, cayeron en octavos. Pero Mou e Ibrahimovic juntamente con un bloque defensivo fuerte le bastó al Internazionale para llevarse un título cada vez más mediocre.

Ligue  1

blanc-champion-de-france

Fue la última en decidirse. El OM se empeñó en darle emoción hasta el final, pero el Girondins de Blanc no perdonó. Pasará a la historia por ser el equipo que tumbó al hegemónico OL. El Guardiola francés, Laurent Blanc, ha conseguido una hazaña que ni mucho menos se veía venir allá por Septiembre.

Gourcuff, Chamakh y Cavenaghi han conjuntado un ataque explosivo. El resto, saber hacer táctico de Blanc. Un digno papel en Champions junto al triunfo en la Copa de la Liga y en la Ligue 1 dejan el sello de sobresaliente en el expediente del conjunto de Burdeos.

Bundesliga

pro_photo1243096406

No hubo sorpresa en la última jornada. Al Wolfsburgo le bastaba el empate para ser campeón. No se conformo, 5-1 al Bremen. Campeones en una Bundesliga muy reñida. Hubo muchos equipos en la terna (Hoffenheim, Bayern, Hamburgo, Hertha, Leverkusen, Stuttgart y Wolfsburgo) y al final se lo llevó uno de los “novatos”. Primera Bundesliga en su palmarés.

El gran favorito, Bayern, con Ribery, Toni, Klose y demás no fue capaz de arrebatar el título, de dominar la competición. A partir de ahí, cualquier cosa podía pasar. Y pasó que un equipo ordenado, sin grandes virtudes ni defectos, con un ataque demoledor (Dzeko y Grafite) se llevó el título.

Premier League

Manchester_United_Premier_League_Ch

Hoy por hoy, nadie cuestiona cuál es la mejor liga del mundo. La NBA del fútbol. A los ingleses les costó volver a ese nivel, prueba de ello la mediocridad de los 90 ingleses, sin embargo, comenzaron con las pilas bien cargadas el nuevo siglo. Ahora mismo, si no hubiese sido por la magia del Barça y el cruce de destino entre los reds de Merseysade y los blues de Londres, los cuatro semifinalistas de la Champions League, hubiesen sido ingleses: Chelsea, Liverpool, Arsenal y Manchester United. Junto a estas cuatro máquinas de jugar a fútbol, si uno mira a la tabla media de la Premier, encuentra grandes potencias económicas como Manchester City o Tottenham. O equipos apañados como Everton, Portsmouth. Prueba del nivel es cómo juegan con fuego grandes como Newcastle o Middlesbrough.

La liga comenzó con posibilidades repartidas entre los tres más potentes: Liverpool, Manchester United y Chelsea. Benítez había puesto toda la carne en el asador esta temporada en busca de la Premier. Gerrard, Torres, Xabi Alonso, Mascherano y etcétera la ansiaban. Fueron líderes durante muchas jornadas, pero la irregularidad les condenó. En el otro lado, el Chelsea buscaba un nuevo asalto de la mano de Scolari. La cosa, se vió rápido, no funcionó. Pero llegó el salvador, Guus Hiddink. Con él desde principio de campaña, no hubiese sido descartable que hubiese conseguido el título. Hizo tarde. Por último, esta el imperialista Alex Ferguson y su Manchester United. La máquina de ganar que han construido no puede hacer otra cosa que no sea vencer títulos. Tras unos años de sequía por el cambio de ciclo, ahora vuelven a ganar. Con un ataque descomunal (Ronaldo, Rooney, Tévez, Berbatov), un medio de campo correcto (Fletcher, Carrick, Scholes, Giggs, Hargreaves, Ji Sung) y una defensa potentísima (Ferdinand, Vidic, Evra, Van der Sar), no era difícil hacerse con el título, incluso teniendo en cuenta el contexto, los rivales. El pragmatismo de Ferguson dió sus frutos.

Liga Portuguesa

porto

Hay que reconocer, excepción aparte, que el título portugués se sabe desde el inicio más o menos a dónde va a ir a parar. Generalmente, cae del lado del Oporto. Este año no ha sido menos. Un equipo muy competitivo. Un club como modelo de gestión a seguir. Cada cierto tiempo, les desvalijan el equipo. Pero siempre crean otro muy competitivo. La clave, el conocimiento del mercado sudamericano que posee el Oporto.

Sus rivales, Sporting de Lisboa y Benfica, tampoco le intimidaron en exceso. La ambición del Benfica con la contratación de Quique Flores y jugadores de renombre (Aimar o Reyes) quedo en nada. Desastre de temporada. El Sporting de Paulo Bento no acabó de explotar todos sus recursos, sobre todo el de Miguel Veloso. Su contundente derrota en Europa frente al Bayern fue un ejemplo contundente de que andaba un paso atrás del Oporto.

Eredivisie

louis-van-gaal

Sorpresa. Una revolución de los modestos estalló en Holanda. El AZ Alkmaar de Van Gaal conseguía el título. Tampoco es de extrañar teniendo en cuenta los antecedentes, dejando en el olvido la nefasta campaña anterior, cuando hace dos temporadas lo tenía todo a favor para proclamarse campeón y no lo consiguió. Sin embargo, el nombre de Van Gaal es un nombre asociado a resultados positivos. Formó un bloque muy competitivo que en parte nutre a la selección holandesa, y en parte acabará reforzando a los grandes de Europa.

La segunda sorpresa fue la del Twente. Subcampeón. El año pasado ya consiguieron también entrar en la Champions, pero este año suponía desbancar al Ajax de Van Basten, al PSV y al Feyenoord, los tres grandes. McClaren y sus chicos, a la cabeza el veterano Perez, lo consiguieron. Difícil repetir una Eredivisie como la de este año.

 

Adiós a Newcastle y Middlesbrough.

1243184688_0

La premier league ha sorprendido en su final de liga. Era difícil, tal como venían dadas las situaciones, que dos históricos como Middlesbrough y Newcastle se salvaran de arder en los infiernos de la segunda división inglesa. Pero, al menos, si que se confiaba en que uno de los dos lograra la permanencia.

Sin embargo, no fue así. Ninguno hizo los deberes. Ambos pincharon y al Hull le bastó un empate para sellar la permanencia. Tanto Hull como Stoke City, candidatos firmes al descenso, lograron la permanencia. Alguien tenía que pagar los platos rotos, y en esas aparecieron los dos ilustres.

El Newcastle comenzaba con un proyecto ambicioso, con nombres como para aspirar a jugar la UEFA. Owen, Martins, Jonás Gutierrez, Coloccini, Barton, Alan Smith, José Enrique, Duff, Geremi, etcétera. Ni mucho menos se esperaba un descenso allá por el mes de septiembre de este equipo.

Pero cayeron en la dinámica negativa. Se vieron ahí abajo, y ni la llegada de un histórico como Shearer a la banqueta sirvió de revulsivo. Ha recordado al descenso del Zaragoza de la temporada pasada. Equipos para hacer mucho más que acaban encallándose y no consiguen salir del pozo.

Por su parte, el Middlesbrough contaba con menos nombres en su plantilla, pero con un aval que era la final de la UEFA disputada en recientes fechas. El puñal Downing, Aliadiere, Pogatetz, Tuncay o Huth conformaban un equipo sin grandes pretensiones pero dispuesto a disputar una competente premier. Sin embargo, también se hundieron. Una vez entraron en zona de descenso, ya no lograron salir.

Ambos caen al infierno inglés. Un infierno con históricos como Leeds United, anclado en el verdadero pozo, o Nottingham Forest como máximos exponentes del declive de grandes equipos. Ambos deberán luchar por volver al lugar que merecen.